martes, 30 de noviembre de 2010

ATENCION EN LA ENTREVISTA


Es muy importante que el entrevistador logre mostrar su interés hacia lo que el entrevistado le esté diciendo. Cualquier persona puede darse cuenta de si está o no siendo escuchada, lo cual motivara o decepcionara al hablante; de esta capacidad de atención  dependerá la información que el entrevistado transmita.
El entrevistado puede tomar consciencia de su grado de atención, notando la diferencia que existe cuando presta toda su atención a una persona o cuando no lo hace.
Percepción: es el proceso por medio del cual internalizamos y organizamos las sensaciones que se han ido adquiriendo y que, a su vez, habilitaran al individuo para que sepa dónde está en relación con los objetos y condiciones del mundo exterior. Puede influir de manera subjetiva y objetiva, la objetiva se refiere a las características percibidas en relación con la situación en la que tuvieron lugar, y la subjetiva se refiere a lo que nosotros esperamos oír, nos gusta oír. O también conocida como atención selectiva.
Todos los entrevistadores deben reconocer y aceptar sus propias bases culturales para prevenir distorsionen dentro de su campo perceptual y lograr que los resultados de sus entrevistas sean lo más objetivos posibles.
Concentración: la atención y el interés no son suficientes para escuchar eficazmente. Sin atención no puede haber percepción y que el principal enemigo de la atención es la distracción. Para obtener el entrevistado el máximo de información, es necesario prestar mucha atención y, así, eliminar cualquier fuente de distracción.
En una conversación normal, la velocidad con la que se habla es, en promedio, de cien o ciento cincuenta palabras por minuto, pero la capacidad de retención del sr humano es cuatro veces mayor, esto quiere decir que, después de haber oído y entendido lo dicho, aun le sobra tiempo al receptor. Esta diferencia es la que da lugar a que dentro del proceso de escuchar se formen pensamientos adicionales.
Retención: un buen entrevistador tiene que estar consciente de su  necesidad de recordar los eventos de la entrevista tal y como sucedieron para resumirlos y evaluarlos. No se debe escribir durante la entrevista porque se deja de atender a lo que se está diciendo en ese momento y suele decirse que la toma de notas corta la espontaneidad en el entrevistado, es indudable que se debe utilizar un sistema de abreviaturas para ir apuntando durante el encuentro los datos más importantes e inmediatamente que la entrevista finalice hacer el resumen, cuando las impresiones todavía están recientes en la memoria.
Elementos internos y externos de la entrevista
Los internos son: Sociabilidad, motivación, prestigio social, competencia profesional, definir el objetivo de la entrevista, antecedentes y guía o tópicos.
Los elementos externos son: el lugar: tamaño, condiciones, mobiliario, distractores, fecha y horas.
Presentación: formal, moderado, marcar distancia.
Materiales: agenda: hojas, lapiceros, datos, calendario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario